Cadena 3
Menú

WRC 2021, Fecha 12

Evans y Ogier en dura batalla por el título mundial en Monza

El francés ganó en la montaña tres de los cuatro primeros tramos del Rally de Monza. El galés respondió en la pista y cerró el día con 1"4 de ventaja. Neuville, Sordo y Solberg cierran el Top 5.

19/11/2021 | 15:14

El último capítulo del Campeonato Mundial de Rally 2021 se ha puesto en marcha hoy, con el ACI Rally de Monza que transita caminos de asfalto en las montañas de Bérgamo y recorridos mixtos dentro de la catedral de la velocidad, el 'Autodromo Nazionale di Monza', en Italia. Solo dos contendientes tiene la corona global, a esta altura: Sebastien Ogier y Elfyn, quienes se han invertido el orden que traen en el certamen para finalizar primero y segundo, con 1"4s. a favor del galés en el cierre del viernes.

La montaña fue para Ogier

El francés persigue su octava corona en nueve temporadas y esta mañana consiguió en las montañas bergamascas una ventaja de 6,5 segundos sobre su compañero de equipo del Toyota Yaris World Rally Car.

Los dos, se repartieron el botín en los tramos iniciales de Gerosa y Costa Valle Imagna, que estaban cubiertos de niebla y resbaladizos; antes de que Ogier -que lleva una ventaja de 17 puntos en el certamen- ganara las dos segundas pasadas en los mismos escenarios.

Pero no todo fue tan sencillo para Ogier, cuyo coche se puso en dos ruedas en el último tramo del bucle tras pegarle a un bordo interior de una estrecha horquilla.

Los protagonistas del título se distanciaron del resto de los participantes cuando el rally regresó a Monza para la asistencia. Un frustrado Thierry Neuville encabezaba la lista de los “otros”, a 27"2s de Ogier con su Hyundai i20.

El belga era uno de los dos únicos pilotos de alto nivel que llevaba dos ruedas de repuesto y creía que el peso extra afectaba al manejo de su coche en los tramos resbaladizos.

Dani Sordo quedaba 2"5s. por detrás de Neuville con otro i20 y se quejaba de subviraje, pero tenía 10,8 segundos de ventaja sobre Oliver Solberg. 

Gus Greensmith era sexto con el Fiesta de M-Sport Ford, subiendo un puesto cuando su compañero de equipo Adrien Fourmaux se retiró tras derrapar en una curva a la izquierda y chocar contra el muro.

Takamoto Katsuta y el debutante en el i20 Teemu Suninen le pisaban los talones a Greensmith en la séptima y octava posición. Un cauto Kalle Rovanperä era noveno. Nikolay Gryazin completó la clasificación del top diez de la mañana.

La pista fue para Evans

Pero las cosas cambiaron por la tarde y fue Elfyn Evans quien se fue al descanso de viernes por la noche liderando el ACI Rally de Monza tras una emocionante lucha con su compañero de equipo Sébastien Ogier. 

Si el francés había sido el más rápido en las montañas, el galés fue el mejor de la tarde en el circuito del "Templo de la Velocidad" de Monza y cerró la primera de las tres jornadas con una ventaja de 1,4 segundos.

Evans aspira a descontar una desventaja de 17 puntos. Pero Ogier está haciendo lo suficiente para despedir su carrera a tiempo completo en el WRC con la mejor nota posible. Aunque, algunos problemas de frenos perjudicaron al de Gap en Monza y el británico lo aprovechó para ponerse al frente. Aliviado por salir entero de un duro tramo final en la oscuridad y con brusca caída de las temperaturas: "Ese tramo no era fácil, especialmente al entrar en las chicanes con los neumáticos bastante fríos", admitió. "No es muy agradable en la oscuridad. Ha sido un buen día en la pista pero, por supuesto, tenemos trabajo que hacer para los tramos de montaña de mañana."

Para Ogier, este viernes también se trató de una buena jornada de trabajo: "Ha sido un buen comienzo. Creo que hemos tenido un buen pilotaje en la montaña. Esta tarde he tenido algunos pequeños problemas y no he arriesgado en el último tramo con las chicanas. Estoy contento donde estoy ahora. La primera posición de Elfyn no es una lucha que tenga que afrontar".

La pareja de líderes dejó a los otros pilotos en su estela. Thierry Neuville fue el mejor del resto, a 20,2 segundos de distancia en la tercera posición con un Hyundai i20. El belga se sobrepuso a los problemas de manejo en las montañas y a un problema con la caja de cambios por la tarde para ganar un tramo.

Su compañero de equipo, Dani Sordo, se quedó atrás y se fue alejando poco a poco mientras luchaba contra un coche subvirante. Se recuperó para ganar el último tramo y terminó a 3,0 segundos de Neuville, en la cuarta posición.

Oliver Solberg impresionó bien en la quinta posición con otro i20. El joven sueco sobrevivió a un medio trompo para cerrar el día a 26.0seg. de Sordo y 14.9seg. por delante del Yaris de Takamoto Katsuta.

Gus Greensmith, fue séptimo y Teemu Suninen se ha mantenido en la octava posición en su debut con un i20 de alto nivel. Noveno fue un cauto Kalle Rovanperä en otro Yaris.  Mientras sus compañeros luchan por la corona, su papel es asegurar que se sumen los cinco puntos necesarios para sellar el título de constructores, en caso de que alguno de ellos quede en el camino.

El líder del WRC3, Yohan Rossel, completó en top diez. En WRC2, el boliviano Marco Bulacia, navegado por el cordobés Marcelo Der Ohanessian, cerraron el viernes en el 14° puesto general, pero punteros en su categoría, tras el retraso de sus compañeros Mikkelsen-Hall.

El sábado es la etapa más larga del rally con 108,24 km de acción en un formato similar. Una doble pasada por dos tramos de montaña por la mañana es seguida por dos especiales en Monza por la tarde.

Cadena 3 Motor, sobre reportes y fotografías de wrc.com

Dakar 2022, 2 al 14 de enero, Arabia Saudita

#2022

FIA WRC, Rally de Montecarlo, 21 al 23 de enero

#2022

Súper TC2000, 20 de febrero (¿Córdoba?)

#2022

Producción y edición: Marcelo Cammisa y Marcelo Ingaramo, especialistas en Automovilismo.

Te puede Interesar

Rally Argentina:"Creo que sí puede volver", Bin Sulayen, FIA

Fiat Cronos es el vehículo más vendido del 2021

Histórica victoria de Loeb sobre Ogier, en Montecarlo

Lo Último

Histórica victoria de Loeb sobre Ogier, en Montecarlo

Peugeot 9X8 Hybrid Hypercar: El diseño definitivo

Con la estrategia de gomas correcta, Ogier se hizo del mando