Cadena 3
Menú

Dakar 2022

Audi RS Q e-tron: todos se vuelven para mirar este auto

La máquina alemana llama la atención, su silueta y sus sonidos futuristas captan el foco por donde marcha. Estuvimos en Audi Sport para recapitular sobre el impacto que ha causado el nuevo proyecto.

09/01/2022 | 09:03

La impactante máquina que construyó en tiempo récord Audi Sport para participar del Dakar 2022, captura el foco de todas las lentes, despierta la curiosidad y -¿por qué, no?- comienza a marcarles el rumbo a seguir a las demás marcas.

De momento, el efecto que logra a su paso es el de captar todas las miradas, sea en el campamento de la competencia, en los caminos de los enlaces y sobre todo en la pista. Nadie puede resistir la tentación de darse vuelta rápidamente a mirarlo, a capturar la sensación de su silencioso sonido, un zumbido eléctrico, claramente, con algunos pequeños 'pitidos' cortos que denotan que la tripulación selecciona alguna función de marcha. Todo el mundo se da vuelta para admirarlo y el coche de Audi, prácticamente, ni se escucha.

Mientras a su alrededor se discute -sin mucho acuerdo- sobre si se trata de un híbrido o se le puede llamar coche eléctrico, los ingenieros de Audi solo han tenido tiempo de sumar el trabajo necesario que les ha permitido poner la máquina en la línea de partida, tras algo más de un año de trabajo.

Y los referentes del equipo, apenas han tenido tiempo en el sábado libre del Dakar para hacer un balance de los primeros pasos del Audi RS Q e-tron en las pistas y fuera de pista de los desiertos sauditas.

Carlos Sainz -Team Audi Sport, primer ganador de una etapa del Dakar con un coche híbrido-: "Pienso que adelgazar el coche es un problema de tiempo, de dinero y, por el momento, no me preocupa mucho. Los problemas que vamos teniendo ahora, son fáciles de solucionar. Sobre todo, también hay que pensar que con más carreras, más tiempo, más pruebas, el coche se puede hacer todavía más competitivo. De todas, todos los análisis son sobre una semana; habría que esperar también al final del rally para sacar una conclusión mejor. Hasta ahora, solo podemos analizar los seis primeros días de carrera".

Sven Quandt -Manager Team Audi Sport-: Muy interesante primera semana, con muchos picos altos y bajos, con el gran pico alto de la primera victoria de etapa de Carlos, fue algo muy especial en la primera carrera, para todos los que trabajan, sin haber corrido antes, fue algo bueno. No podíamos esperarlo, honestamente. Sabíamos que no éramos lentos, pero no teníamos idea de lo rápidos que podíamos ser. Nuestra velocidad es muy buena. El coche nos ha sorprendido con su rendimiento el área electrónica y eléctrica, fue muy bueno. Los problemas pueden suceder y solo tenemos que hacer los kilómetros necesarios para resolverlos. Realmente, la victoria de Carlos fue un premio para mí y para todos los que trabajaron para lograr este proyecto en tan poco tiempo, cuando yo vi los ojos de Carlos y de Lucas pude ver cómo ellos también lo sintieron así. Aquí, hay 80 personas y habitualmente trabajando en el proyectos somos unas cuarenta o cincuenta personas.

Stefan Dreyer -Jefe de Desarrollos de Audi Sport-: "Yo nunca estuve en el Dakar, para mí todo es nuevo, todo es emocionante y considero que esta aventura es la más grande que el equipo ha acometido en el automovilismo por eso nuestra actitud es muy respetuosa del Dakar y de la complejidad del proyecto que asumimos, por lo que hasta ahora estamos conformes con estar aquí y lo que conseguimos, porque hicimos una elección de una nueva tecnología y esta siendo competitiva. Pero, también estamos aprendiendo que el Dakar puede ser 'brutal' y los problemas que tuvimos en el área de suspensiones fue absolutamente inesperada. Todo había funcionado perfecto durante los ensayos, pero nuestro trabajo como ingenieros es resolverlos y repararlo para ir al ataque en la segunda semana. De lo que pasamos, Carlos pudo ganar una etapa, el viernes, Mattias fue 2° y pienso que eso demuestra lo que es potencialmente nuestro auto".

Joan Navarro -ingeniero de Carlos Sainz-: "Lo principal ha sido que todo junto funcione bien, el motor de combustión, con las baterías y los motores eléctricos. Las diferencias principales con un coche tradicional del Dakar es que nuestro coche no tiene cambio de marchas y eso le facilita la labor al piloto, sobre todo en las dunas. La aceleración del motor eléctrico -con su 'powertrain' eléctrico- es una respuesta impresionante, sale muy rápido desde cero, estas dos, son las principales diferencias".

Sobre la discusión sobre qué tipo de coche es el RS Q e-tron, aunque los responsables de Audi entienden que no estamos hablando de un coche puramente eléctrico, Lukas Folie, ingeniero de Audi lo pone en estos términos: "Es imposible fabricar un vehículo de 'off road' totalmente eléctrico para correr el Dakar con la actual tecnología de baterías".

Y es claro, las baterías de hoy y los sistemas de carga no están preparados par una carrera con etapas de 700 kilómetros, porque la autonomías del reservorio de energía eléctrica -a ritmo de carrera- no alcanza y el tiempo de recarga, es más lento que lo que hace falta.

Es para continuar con el desarrollo de su 'vehículo eléctrico' sin detenerse, aprovechando la oportunidad del Dakar como un maravilloso banco de pruebas, los técnicos de Ingolstadt le montaron encima su propio 'generador': la batería se recarga de energía conectada a un motor térmico de cuatro cilindros colocado detrás de la tripulación del coche. El motor funciona con una nafta especial -80% etanol- y no le proporciona ninguna energía al sistema de transmisión, ni tracción al RS Q e-tron. Solo le provee corriente al sistema de baterías de alto voltaje -de 52 KWh de capacidad utilizable-, que tiene un peso de 370 kilogramos y alimenta los tres motores eléctricos, MGU -dos en el eje delantero y uno en el trasero- que son los que ponen, verdaderamente en movimiento al Audi. 

Un purista, puede llamarle 'híbrido' porque posee -efectivamente- motor térmico y motores eléctricos. Pero, desde el punto de vista del concepto del vehículo, hablamos de un auto que si tuviera donde enchufarse para cargar con rapidez en el camino de una etapa de Dakar, o corriera distancias dentro del rango de su autonomía, no necesitaría el motor térmico ni el tanque de combustible de 300 litros que lleva encima para moverse por sí mismo.

Para el 14 veces ganador del Dakar, Stepháne Peterhansel: "esta mecánica brinda un enorme placer de conducción que difícilmente podía creer como posible. El concepto ayuda a que las mecánicas eléctricas sean también cada vez más populares en la conducción diaria. En el Audi RS Q e-tron tenemos una enorme cantidad de potencia y par disponible en cualquier momento, ningún coche usando motores térmicos pueden ofrecer tanto rendimiento. Gracias a que no tenemos transmisión ni tenemos que cambiar de marcha me puedo centrar completamente en la conducción. Aun así, la acústica dentro del coche sigue siendo un poco rara para mí”.

Carlos Sainz lo tiene clarísimo: "es un proyecto diferente, es un proyecto ambicioso, es un proyecto nuevo, con nuevas tecnologías. Es, en definitiva, un reto que lo hace lo suficientemente atractivo como para no poder decir que no, como he dicho en otras ocasiones. Ya, estar aquí en la largada es una victoria para todo el equipo Audi, debido a la complejidad del proyecto y al poco tiempo que hemos tenido."

El Audi RS Q e-tron terminó de dar la nota cuando ganó el martes su primera etapa de Dakar con Sainz, al volante, mientras en el mismo parcial sus compañeros Peterhansel y Ekström terminaban en tercer y quinto puesto. El excelente desempeño deportivo de la nueva máquina está probado, si no está luchando por la carrera, es porque una confusión de navegación le hizo perder dos horas al español y casi una hora y media al sueco, mientras que Peterhansel quedo afuera por romper una rueda trasera contra una roca. Es decir, en un plazo de un año, con el más alto desafío técnico que se haya presentado hasta hoy en el Dakar, el auto alemán está listo para ser competitivo y lucha por la victoria en el rally más difícil del mundo.

El futuro de Audi como fabricante de autos, en tanto, está muy clara. Un portavoz de la marca lo dejó en claro el 21 de diciembre en el periódico aleman 'Der Spiegel', comunicando que su planta principal, Ingolstadt, sólo fabricará vehículos eléctricos a partir de 2028. Y el primero será el Audi Q6 e-tron, cuya producción en serie está programada para el año 2023.

El Dakar -con su nueva agenda #DakarFuture que prevé correr con vehículos sin emisiones en 2030- será en este proceso un apasionante escenario para el desarrollo de esta nueva etapa de la movilidad sostenible.

Cadena 3 Motor, Marcelo Cammisa, desde Arabia Saudita. Fotografías: Shakedownteam, A.S.O. y Red Bull Pool Content. Fuentes: Híbridos y eléctricos. Diario Motor.

FIA WRC, Rally de Portugal, 19 al 22 de mayo, Oporto

#2022

TC2000, 'Semana de la Velocidad', 22 de mayo, Neuquén

#2022

Fórmula 1, Gran Premio de España, 22 de mayo, Barcelona

#2022

Producción y edición: Marcelo Cammisa y Marcelo Ingaramo, especialistas en Automovilismo.

Te puede Interesar

Atacama Rally tendrá una inscripción gratis para el Dakar

Ford y Wilson envueltos en un proyecto para llegar al Dakar

Otra para Sainz y el Audi explorando terrenos de victoria

Lo Último

Barrio y Llaver, los ganadores de las dos finales neuquinas

Leclerc se para y Verstappen-Pérez le dan el 1-2 a Red Bull

Nadie puede con el 'joven maravilla' Kalle Rovanperä