Cadena 3
Menú

Dakar 2022

Abandonan Benavides y Copetti, final de un sueño de victoria

El actual campeón, rompió el motor de su KTM en el Km 133 del especial de hoy. El cordobés, 2° en cuadriciclos, lo rompió en el Km 65. Los dos protagonistas le contaron todo a nuestro corresponsal.

12/01/2022 | 05:35

En media hora fatal, se terminó el sueño de una victoria argentina en el Dakar 2022. La Etapa 10, Wadi Al Dawasir-Bisha, dejó afuera de la carrera más difícil del mundo a nuestros únicos dos pilotos con chance de victoria, en los tres días finales de la carrera, Kevin Benavides que marchaba quinto -a 10''22"- en motocicletas y Pablo Copetti que escoltaba al puntero Alexandre Giroud en los cuadriciclos.

Para el salteño de KTM, el final llegó en el Km 133 de la especial de 375 kilómetros del día, donde su moto se detuvo con un problema mecánico que el piloto no ha logrado solucionar. Es la segunda vez en Arabia que Kevin pierde la posibilidad de luchar por la carrera en los días finales y peleando la victoria. Al ganador 2021 -y por tres días más, campeón reinante- le sucedió lo mismo en 2020 corriendo para Honda.

Arribado al campamento de Bisha, Kevin le contó todo lo sucedido y habló a fondo con los cuatro corresponsales argentinos presentes en Arabia Saudita.

Lamentablemente, se terminó, Kevin, pero te puedes quedar tranquilo de que lo has entregado todo y venías corriendo otro de tus mejores Dakar....

He luchado contra todas las adversidades, ha sido un inicio de Dakar duro en el que hemos perdido mucho tiempo, pero de ahí, he puesto el pecho y he empujado siempre con una actitud positiva, hacia adelante. Hoy, era la décima etapa, estábamos seis pilotos dentro de los diez minutos, osea que, todo podía pasar hasta que termine la carrera. Salí muy enfocado, a empujar y, nada, al Km 130 la moto dijo basta, se rompió algo en el motor, no sé claramente qué, pero no me hizo ninguna alerta, ni indicación, nada. De repente, se paró y no hubo más nada que hacer, nada más que llorar, enojarse un poco y qué vamos a hacer, se esfumaron allí todas las posibilidades, no.

¿Quién de los pilotos se detuvo primero?

Bueno, todos pasaban y miraban y yo no hice detener a nadie porque no era necesario. No había nada que hacer, el motor no tenía solución, era imposible solucionar nada. Obviamente, mi hermano sí se frenó a preguntar, pero le dije que siga y después también Diego Llanos. Pero bueno, argentinos. Pero después, no había nada que hacer, era innecesario que parara nadie.

¿Qué momento, no? Parecido al de la otra vez, al de 2020...

Exactamente, igual. Y la forma en la que se rompió el motor fue, exactamente, la misma. Me hizo acordar, justo, a ese mismo momento. Solo que aquí estaba a solo un par de días, nada más; y ahí fue a mitad de carrera. Pero bueno, qué vamos a hacer, se gana se pierde, hay que tratar de estar positivo, aunque es más fácil decirlo que estarlo. Tenía muchas ilusiones de poder pelear hasta el final y, sino era por la victoria, pelear por los menos por un podio, no, que ya iba a ser muy importante después de un año de muchísimos cambios, de un montón de cosas, de un Dakar que tampoco había sido fácil desde el principio, haber llegado para estar peleando ahí por la victoria, o inclusive un podio que creo que se podría haber logrado, por las posiciones que estábamos... pero bueno, se escapó. Ahora, ya no hay más nada que hacer.

Si miramos la etapa y vemos cómo quedó la carrera, todavía da más pena porque todo está abierto...

Fue una etapa que parecía más sencilla de lo que fue y hubiera sido hermoso tener la posibilidad de disfrutar que hubo esos problemas, esas cosas que estaba mostrando. Al final, la carrera fue la complicación de esa nota del Día 1 y después no hubieron grandes cosas. ¿No? No pasó más nada. De hecho, también, la primer semana, para decirle y reclamar a la organización, fue una semana demasiado rápida en la que no hubo nada demasiado peligroso. En donde han quitado todas las piedras, las partes técnicas y han puesto únicamente 'a fondo' y rápido, donde no había técnica, no había nada. Recién a partir de la segunda semana la carrera tomó otro rumbo y fue mucha más divertida, más técnica, más movida. Pero, sino, la primera semana no me gustó a mí para nada.

¿Dijiste que lloraste en el desierto?

Es un sentimiento, una sensación que a todas las personas las tenemos cuando algo fuerte nos pasa. Imagínate, que acá hay muchas emociones que se viven dentro de la carrera. Estás todo el día peleando, batallando, arriesgando todo, por un puesto, por un lugar. Y por ahí, por algo que no ha sido mi culpa, porque no es que yo haya exigido el motor de una manera diferente. Lo traté siempre bien y se rompió, que vamos a hacer. No sé porque habrá sido la falla, pero fue una sensación horrible ver que se te van las posibilidades, más que nada. Porque si de última, viniera en un Dakar en el que no tenía posibilidades... pero estando ahí, peleando, poniéndole el pecho todos los días. El sacrificio que es llegar hasta al Dakar y además que es un año entero de preparación. Que es eso lo que te da esta impotencia, porque si decís la semana que viene vuelvo a correr y tengo otra oportunidad. Pero tenés que esperar un año, entonces es duro.

Venías con Copetti, regresando en el auto, otro abandono como el tuyo, con las mismas sensaciones....

No era el auto más bonito para venir está claro, los dos argentino, los dos abandonamos. Pero ya empecé a hacer la 'digestión' de todo esto. Ya pasaron más de seis horas -nos dice cuando le hacemos la nota-. A las 8.18 de la mañana se paró mi moto. Y bueno, hay que ver lo positivo, que estoy bien, que he seguido avanzando y aprendiendo, y veremos que es lo que sigue para el futuro. Nos vamos con un sabor amargo, pero con mucha más hambre para volver por más.

El #1 lo has entregado batallando con todo....

Así es, se gana y se pierde. ¿No? Pero si hay algo de lo que siempre he vuelto, ha sido de todas las lesiones, las caídas y demás. Y cuando pierdo, no me gusta perder. Así que voy a volver. 

Por su parte, Pablo Copetti, que ayer ganó la etapa y se acercó más de seis minutos a la punta en la general, dejó la carrera de cuadriciclos imprevistamente con el motor roto. Estaba en el segundo puesto de la especial, 25" detrás del francés Alexander Giroud. El cordobés ya había sufrido inconvenientes con el impulsor de su Yamaha el domingo y el lunes, pero se recuperó en la Etapa 9 y planeaba dar pelea en las tres final, pese a los 24 minutos de diferencia respecto del líder.

Así, solo en la primera parte de la prueba especial de la jornada del miércoles 12 de enero, los argentinos perdimos a nuestros a dos representantes con más claras chances de victoria en el Dakar 2022, que termina el próximo viernes con arribo en Jeddah.

Pablo Copetti: "En el Km 65, simplemente, explotó el motor, tiró todo el aceite. Y quedamos afuera, qué vamos a hacer. No hay palabras. Uno lo deja todo; más, no pude hacer. Dejé todo lo que tenía que dejar, dí todo, de mí. Eso es lo único de lo que me quedo tranquilo, no me guardé nada. Podría haberme guardado y salir segundo, pero mi decisión fue otra, quería ir a ganarlo. No sé si está bien o está mal, pero para eso corro, para tratar de ganar el Dakar. Es una pena tremenda, la verdad... no lo puedo creer, qué mala suerte que tuve. Veremos ahora, qué pasa. No lo puedo creer porque el motor lo trabajaron también ayer, salí bien, salí a que Giroud no me alcance, buscaba eso, iba a buscar la etapa. Que vas a hacer, así es el Dakar y nos quedamos afuera".

Cadena 3 Motor, desde Arabia Saudita. Foto: Red Bull Content Pool 

FIA WRC, Rally de Portugal, 19 al 22 de mayo, Oporto

#2022

TC2000, 'Semana de la Velocidad', 22 de mayo, Neuquén

#2022

Fórmula 1, Gran Premio de España, 22 de mayo, Barcelona

#2022

Producción y edición: Marcelo Cammisa y Marcelo Ingaramo, especialistas en Automovilismo.

Te puede Interesar

Atacama Rally tendrá una inscripción gratis para el Dakar

Ford y Wilson envueltos en un proyecto para llegar al Dakar

Otra para Sainz y el Audi explorando terrenos de victoria

Lo Último

Mano a mano con Terencio Testoni, el hombre "Pirelli" en WRC

Los 'más' y los 'menos' del GP de España de Fórmula 1

Barrio y Llaver, los ganadores de las dos finales neuquinas