Cadena 3
Menú

F1, después de las llamas

70 años de desarrollo, para que vuelva a escapar Houdini

Nuestro habitual "Después del champán", hoy se transforma para analizar la nota excluyente del fin de semana: el accidente y escape de Romain Grosjean del terrorífico accidente que sufrió en Baréin.

01/12/2020 | 12:53

Lo que sucedió ayer en el Gran Premio de Baréin de Fórmula 1 con el accidente del Haas de Romain Grosjean, no es milagro. Es una hazaña de la ingeniería y el deporte. Es obra de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) que ha resumido el compendio de 70 años de carreras para construir la máquina con mayor seguridad con la que se pueda viajar sobre el planeta.

Es obra de los ingenieros que buscan el límite con la velocidad como objetivo, pero desde la seguridad como criterio inicial.

Es obra del deporte tope de élite -la Fórmula 1-, de la impresionante evolución del entrenamiento de los pilotos de hoy, que le permitió al gran Romain Grosjean escapar de una trampa de la que, tal vez, no hubiera salido ni el mismo Harry Houdini.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

El Haas VF-20 Ferrari #8 del francés se tocó con el Alpha Tauri AT01 Honda de Daniil Kvyat y salió despedido hacia las defensas para impactarlas con la trompa a 220 kilómetros, en ángulo de 45° -el más peligroso de todos para la estructura y para el piloto-.

Se enganchó entre la hoja de acero más baja y la segunda, se deslizó por ellas hasta el primer obstáculo. Donde un enorme efecto de látigo dividió por la mitad al coche que se incendió en el acto con llamas que alcanzaron los cinco metros de altura .

El motor, la transmisión y el eje trasero quedaron delante de la barrera. La trompa y el eje delantero se comprimieron en un retorcijo de carbono y metal. Las ruedas delanteras se dispersaron. Una voló por la pista, la otra aterrizó en una zanja detrás del 'guardrail'.

El chasis, atrapado entre las planchas de acero, giró 180 grados sobre su eje longitudinal y luego se recostó sobre su lado derecho -presumiblemente porque el halo o la barra antivuelco se engancharon en la parte superior de la defensa- y por eso, la célula de supervivencia -el monocasco de carbono- se apoyó en el piso, en el hueco que hizo en el 'guardrail' y permaneció con la abertura de la cabina mirando hacia la pista.

Eso, permitió, que Grosjean, luego de su rápida y lúcida maniobra de liberarse de los cinturones, retirar el volante y las protecciones laterales, quedara relativamente libre de obstáculos para saltar afuera de su máquina, aún ardiente.

Las claves de tan feliz resultado para un impacto tan fuerte, son varias, pero hay tres centrales:

La primera es la excelencia del paquete de seguridad estructural de un F1; en especial del monocasco de carbono -el 'roll bar', la célula vital- y el 'Halo' -el arco y su pilar de titanio que coronan el cockpit- que respondieron en plenitud a una de las solicitaciones más violentas a las que se hayan expuesto.

En las mediciones de los test de impacto obligatorios que se realizan en la pretemporada para aprobar los chasis que cada equipo utilizará durante el año, se calcula que en un choque frontal la fuerza nunca debe ser superior a los 60G en el pecho del muñeco de pruebas, es decir 60 veces el peso del cuerpo, en un tiempo de 3 milisegundos después del impacto. Los medios especializados señalan que la fuerza del impacto para Grosjean podría haber llegado a los 53G.

Si algo le faltaba al Halo -resistido por muchos en su adopción hace dos años- para recibirse de 'héroe', era una prueba como esta. La pieza de titanio de diez kilos demostró ser una obra de ingeniería de calidad insuperable. No solo protegió al piloto de cualquier impacto, sino que abrió las hojas de acero de las defensas y dejó expedito el agujero por donde Grosjean escapó de la muerte con gran habilidad y mente fría.

La segunda clave son las protecciones pasivas -cada vez mejor desarrolladas-, las que le han permitido al francés estar consciente, lúcido y soportar el fuego durante más de 25 segundos mientras se las quitaba para salir del coche. Su arnés, sus protecciones laterales, la columna de dirección deformable, la pedalera, su casco, su indumentaria. Su buzo de NOMEX -es una tela ignífuga durante 11 segundos a 800 grados y tiene tres capas- debería guardarse en un museo.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

La tercera fue que, largando la carrera detrás de los coches como marcan los protocolos de seguridad, el Auto Médico -sus tripulantes son un ex piloto profesional, el sudafricano Alan van der Merwe y el doctor Ian Roberts- solo demoró 8 segundos para entrar en la escena del rescate. El piloto accionó el extintor y el médico extendió su mano para Grosjean saltara la última barrera hacia la vida. Ese chorro de polvo matafuego enfrió vitalmente el cockpit, dándole al accidentado los segundos que necesitaba para finalizar su exitosa maniobra de liberarse del bólido destruido.

El piloto salió gritando, con las manos humeantes, el visor del casco derretido y sin una de sus botas.

El doctor de la FIA, Roberts, resumió así la terrorífica escena:

"Cuando vi todo por primera vez, se me ocurrió lo peor. Nos enfrentamos a todos los escenarios posibles todos los días. ¿Qué tenemos que hacer en caso de un accidente de incendio? ¿Qué sucede en el caso de una colisión masiva? Se puede anticipar, pero no se pueden cubrir todos los escenarios", dijo el médico jefe de la FIA, Ian Roberts.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Su colega, el piloto del AM, Alan van der Merwe, agregó: "En este momento sólo estás siguiendo tus instintos humanos". El sudafricano corrió hacia el maletero a buscar el extintor. Roberts corrió a la escena del accidente para ayudar a Grosjean y el piloto accionó el matafuego.

Para el médico Roberts, "hoy, todas las mejoras de seguridad que hemos introducido durante los últimos 30 años estuvieron puestas a prueba. Si no hubiéramos tenido solo una de ellas, este accidente podría haber resultado diferente".

La tarea del piloto francés no es para minimizar. Refleja la increíble preparación atlética, técnica y mental que debe tener un piloto de F1 y certifica su indiscutible calidad para estar sentado en una de esas butacas, donde además de ser rápido manejando, hay que estar listo para el desafío de salvar la vida. Grosjean demostró una capacidad para el manejo de la situación más extrema a la que se puede someter un atleta que va a quedar en la historia.

Su escape de la trampa mortal es mucho más que una foto impactante, revela que los programas especiales con los que son entrenados los pilotos de élite -tantas veces juzgados como excesivos- tienen una justificación más que sobrada.

Los pilotos y jefes de equipo estuvieron de acuerdo: Romain Grosjean le debe su vida a la protección de la cabina del 'Halo'.

El jefe del equipo de Haas, Guenther Steiner, expresó lo que muchos pensaban: "Tuvimos suerte hoy. Un ángel de la guarda estaba con nosotros". Lewis Hamilton lo expresó enfáticamente: "afortunadamente tenemos el halo. De lo contrario, Romain habría traspasado el 'guardrail' y le habría cortado la cabeza".

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

La razón por la que el nuevo sistema de seguridad se llama halo es su forma: su estructura semicircular alrededor de la cabina se parece al halo de un ángel.

El accidente del francés Jules Bianchi en la lluvia del GP de Japón de 2015 aceleró la búsqueda de FIA por mejorar este aspecto de la seguridad de los pilotos en F1. Como también lo hizo la muerte de Justin Wilson en IndyCar, que fue golpeado en el casco por una pieza suelta en la pista durante una carrera en agosto de 2015.

El organismo rector de la F1 exploró una serie de opciones diferentes y finalmente aprobó el 'Halo'.

En el accidente de ayer, esta barra de titanio resistió las altas fuerzas y no se rompió de su anclaje en el impacto. Las regulaciones estipulan que el Halo debe soportar fuerzas de hasta 12 toneladas.

Grosjean informó con un breve video desde el hospital militar de Bahrein a donde lo trasladó el helicóptero de rescate: "Estoy bien dadas las circunstancias", dijo el piloto del accidente desde la cama del hospital, cuyas manos están envueltas en gruesos vendajes.

Sufrió quemaduras de segundo grado en el dorso de la mano para salir de las llamas. El temor inicial de una lesión ósea, no se confirmó, afortunadamente. Fue visitado hoy por el presidente de FIA, Jean Todt, y será dado de alta, el martes 1 de diciembre y el joven piloto brasileño Pietro Fittipaldi ocupará su butaca en el Gran Premio de Sakhir, el fin de semana.

"Nunca he sido fanático del Halo. Pero hoy tengo que decir que es el mejor invento en la historia de la Fórmula 1", concluyó el piloto del auto #8.

Después del choque con Daniil Kvyat, el Haas se fue a la defensa de la derecha de la pista y se había encajado allí con el chasis entre la parte superior e inferior de los rieles de acero. La otra parte del automóvil (eje trasero, motor, caja de cambios, cajas de control, paneles de batería) miraba en sentido contrario al lado de la barandilla demolida. Y el tanque de combustible estaba suelto.

El fuego debe haber comenzado por una grieta en el recipiente elástico del tanque. La suerte de Grosjean fue que la apertura debió ser pequeña. En la largada, los coches transportan alrededor de 100 kilogramos de combustible. Si se hubieran filtrado más, se habría visto una explosión más poderosa y una bola de fuego más grande. 

Pasaron más de 80 minutos antes de que se reparara la escena del accidente y la carrera pudiera continuar. En lugar del 'guardrail', los comisarios colocaron un muro de hormigón.

"Observé la escena del accidente de primera mano y hablé con los ingenieros de la pista. El muro de hormigón estaba disponible. Era la solución más eficiente y segura", explicó el director de carrera Michael Masi. Quien también declaró que la FIA hará una investigación completa del accidente de Romain Grosjean.

Usted, leerá repetidamente la palabra milagro, en torno a este accidente. Y es cierto que lo aleatorio tiene un papel importante en cualquier suceso. Pero, fuera de que el 'Halo' refiera simbólicamente a una protección angélica, tiene que saber que lo que vimos ayer en Baréin no es, ni más, ni menos que la obra de muchos hombres entrelazados, disputándose sus lugares durísimamente, pero compartiendo conocimientos para lograr ser mejores en la mejor forma de la cooperación humana: la competencia. El resultado está la vista. Houdini volvió escapar.

Cadena 3 Motor

Top Race, 19 y 20 de diciembre, Concepción del Uruguay

#2020

CARX Rallycros Argentino, 20 de diciembre, Conc. del Uruguay

#2020

Turismo Carretera, GP Coronación, 20 de diciembre, San Juan

#2020

Producción y edición: Marcelo Cammisa y Marcelo Ingaramo, especialistas en Automovilismo.

Te puede Interesar

El nuevo Alpine F1 Team develó su imagen

El campeonato comenzará con el GP de Baréin el 28 de marzo

El Top 10 de la F1, según los pilotos y los jefes de equipos

Lo Último

Ogier, insaciable, quiere su octava victoria en el "Monte"

No habrá Gran Premio de Argentina de Motociclismo en abril

Evans resistió el embate del campeón Ogier y todavía lidera